ONU

Cuba: El legítimo derecho al desarrollo sostenible solo será posible con un nuevo orden mundial justo y equitativo.

Nueva York, 9 de mayo de 2022. Cuba apoyó hoy la bienvenida a la Iniciativa para el desarrollo global, lanzada por el Presidente Xi Jinping ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el pasado 21 de septiembre, durante la Reunión de Alto nivel del Grupo de amigos de la Iniciativa para el desarrollo global, que se celebró hoy en el magno organismo internacional.

El Ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, quien intervino de modo virtual, la catalogó como una propuesta inclusiva y coherente con la necesidad de un nuevo orden internacional justo y equitativo, que garantice el legítimo derecho al desarrollo de los países del Sur.

El canciller caribeño argumentó que a siete años de adoptada la Agenda 2030, el desarrollo sostenible es aún una quimera para la gran mayoría de las naciones, máxime cuando la mayoría sufre el demoledor impacto de la pandemia de COVID19.

El actual orden internacional injusto y antidemocrático condujo a que una exigua minoría de la población más rica del planeta haya incrementado con creces sus fortunas en plena pandemia, mientras que cientos de millones de personas más, según cálculos conservadores, entraron en situación de pobreza y pobreza extrema solo el pasado año, explicó.

Rodríguez Parrilla también expresó que no puede continuar aplazándose o diluyendo la responsabilidad de los países desarrollados de apoyar los esfuerzos del resto de las naciones en función del desarrollo sostenible. Es una deuda histórica tras siglos de saqueo y colonización, enfatizó.

Criticó como algunas potencias continúan destinando cuantiosos recursos a la carrera armamentista, mientras incumplen el compromiso de aportar el 0.7% de su PIB a la Ayuda Oficial al Desarrollo.

Igualmente continua la imposición de medidas coercitivas unilaterales, que violan la Carta de la ONU y el Derecho Internacional y provocan graves daños humanos y económicos, como es el caso del criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos por más de 60 años a Cuba.

Dicho sistema de sanciones unilaterales, -- cuál constituye el más largo impuesto a país alguno en la historia--, fue recrudecido por Washington de modo oportunista, a extremos sin precedentes en el contexto de la pandemia, resaltó el máximo representante de la diplomacia cubana.

Rodríguez Parrilla llamó a todas las naciones a demostrar verdadero compromiso, voluntad política y disposición para la cooperación entre todos los Estados, si se desea que el desarrollo sostenible sea posible.  

(CubaMinrex-Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas)

  • Intervención del Excmo. Sr. Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de relaciones exteriores de la República de Cuba, en la Reunión de Alto nivel del Grupo de amigos de la Iniciativa para el desarrollo global. Nueva York, 9 de mayo de 2022.

Su Excelencia António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas:

Su Excelencia Wang Yi, Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China:

Distinguidos invitados, delegados y delegadas:

Cuba saluda y apoya la Iniciativa para el Desarrollo Global anunciada por el Presidente Xi Jinping ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el pasado 21 de septiembre.

Es una propuesta inclusiva y coherente con la necesidad de un nuevo orden internacional justo y equitativo, que garantice el legítimo derecho al desarrollo de los países del Sur.

Tiene el gran mérito de colocar al desarrollo donde corresponde, en el centro de las prioridades del sistema internacional.

China cuenta con toda la autoridad y prestigio internacional para promover una iniciativa de esta relevancia, cuyo contenido y alcance guardan estrecha relación con la implementación efectiva de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

El desarrollo sostenible es aún una quimera para la gran mayoría de las naciones. A siete años de la aprobación de la Agenda 2030, continúa aumentando, de manera alarmante, la brecha entre sus objetivos y metas y los compromisos internacionales para su implementación.

La pandemia de COVID19 puso de relieve los devastadores efectos de un orden internacional injusto y antidemocrático.

Ese orden condujo a que una exigua minoría de la población más rica del planeta, haya incrementado con creces sus fortunas en plena pandemia, mientras que cientos de millones de personas más, según cálculos conservadores, entraron en situación de pobreza y pobreza extrema solo el pasado año.

En este contexto sumamente adverso, los países en desarrollo han debido enfrentar la contracción de sus economías, el aumento del déficit fiscal, el enorme peso de la deuda externa, la disrupción de las cadenas de suministros, el incremento exorbitante de los precios y fletes, la inseguridad alimentaria, así como el crecimiento del desempleo y de los niveles de pobreza.

Para el 2023, uno de cada cinco países en desarrollo no habrá podido lograr que su Producto Interno Bruto per cápita regrese a los niveles existentes antes de la pandemia.

Distinguidos invitados:

No puede aplazarse ni diluirse la responsabilidad de los países desarrollados de apoyar los esfuerzos del resto de las naciones en función del desarrollo sostenible. Es una deuda histórica tras siglos de saqueo y colonización.

Resulta vital la movilización de recursos financieros adicionales y el acceso justo a los mismos por parte de los países en desarrollo, el fomento de la cooperación Norte-Sur, la transferencia de tecnologías, la creación de capacidades, y un papel más activo de los países desarrollados en el enfrentamiento al cambio climático, de conformidad también con su responsabilidad histórica.

Algunas potencias continúan destinando cuantiosos recursos a la carrera armamentista, mientras incumplen el compromiso de aportar el 0.7% de su PIB a la Ayuda Oficial al Desarrollo e imponen medidas coercitivas unilaterales, que violan la Carta de la ONU y el Derecho Internacional y provocan grave daño humano y económico.

Cuba ha enfrentado, adicionalmente, el impacto de un criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos por más de 60 años.

Esa política ha sido recrudecida de modo oportunista, a extremos sin precedentes en el contexto de la pandemia. Constituye el principal freno a los esfuerzos del país por avanzar en su desarrollo económico y social y en la implementación de la Agenda 2030. 

Distinguidos invitados:

El desarrollo sostenible solo será posible si demostramos verdadero compromiso, voluntad política y disposición para la cooperación entre todos los Estados.

La Iniciativa para el Desarrollo Global, enfocada en dar respuesta práctica a las dificultades que afrontan los países en desarrollo, es un paso de avance en esa dirección.

Cuba continuará compartiendo sus experiencias con otras naciones y abogando por fortalecer el multilateralismo, por la cooperación solidaria y la búsqueda de soluciones globales a los desafíos comunes.

La hora de la acción es hoy. Demasiado tiempo han debido esperar nuestros pueblos para realizar sus genuinas aspiraciones al desarrollo.

Muchas gracias.

Fuente

Etiquetas